Cofradía Penitencial Cristo de la Buena Muerte

Cofradía Penitencial

CRISTO BUENA MUERTE

 

Placa Honorífica

 

 

Año 2011

Reunidos la Junta Directiva de la Cofradía Penitencial Cristo de la Buena Muerte de Toledo el  19 de octubre de 2010 en su sede social  del Monasterio de San Juan de los Reyes, aprueban por unanimidad de todos los presentes conceder la PLACA HONORÍFICA DE LA COFRADÍA PENITENCIAL DEL CRSITO DE LA BUENA MUERTE a:

Dª  MARÍA RODRÍGUEZ ANDRADE

Tesorera Cofradía

 

El pasado 12 de marzo de 2011 se hizo entrega de la  PLACA HONORÍFICA DE LA COFRADÍA PENITENCIAL CRISTO DE LA BUENA MUERTE a Dª María Rodríguez Andrade. El acto comenzo con la celebración de la Santa Misa.

 

Posteriormente el Hermano Mayor hizo la entrega de la Placa a la Madre Superiora del Monasterio de Santa Clara, previo a unas palabras del Hermano Mayor de la Cofradía que a continuación se detallan:  

 

Buenas noches:

 

Excmo. Sr. Director General  de la Academia de Infantería de Toledo Rvdo. Ilmo. Sr. Vicepresidente de la Junta de Hermandades y Cofradías de la Semana Santa de Toledo, Ilmo. Sr. Consiliario Padre Vicente,  queridos Hermanos Franciscanos, Hermanos Cofrades, señoras y señores.

 

Nos volvemos a reunir hoy otra vez en el Monasterio de San Juan de los Reyes, para hacer entrega de la PLACA HONORÍFICA de la Cofradía Penitencial Cristo de la Buena Muerte de Toledo.

 

Estamos hoy reunidos con el fin de homenajear a una de las personas mas carismáticas de nuestra querida Cofradía, y tal vez la persona que mas trabajo ha realizado para ella desde su fundación.

 

Como todos sabéis corría el año 1956 cuando un grupo de militares pertenecientes a la Academia de Infantería de Toledo, junto a personalidades en el ámbito político, empresarial e intelectual de Toledo se reunían con el P. Franciscano D. Luis Ángel de la Fuente con el fin de fundar nuestra querida Cofradía, en ella entre otros asistió D. Vicente Huete, actuando como secretario.

 

En dicha reunión se establecieron los Estatutos por lo que se regirían, en los cuales por el tiempo que corría y la época en la que se estaba, solo pudieron tomar los hábitos 31 Hermanos Cofrades, estando prohibida la pertenencia de mujeres en la misma.

 

Eso no quitó que las mujeres no acudieran a los actos que celebraban, así como los acompañaran en el Vía Crucis procesional.

 

Pero no solamente se dedicaron acompañar, sino que también se encargaron de que las Hermanas Clarisas Franciscanas confeccionaran los hábitos de los Hermanos Cofrades para su primera salida el 20 de abril de 1957.

 

Desde entonces, este grupo de mujeres y madres de los Hermanos Cofrades, acompañaron en todos los actos que celebraba la Cofradía Penitencial Cristo de la Buena Muerte, siendo nuestra homenajeada una de las que con más insistencia pedía poder pertenecer de pleno derecho a dicha Cofradía.

 

Pasaron los años y ellas, con nuestra persona a la cabeza siguieron asistiendo y trabajando para que este grupo de hombres pudieran asistir a los actos y celebrar nuestro Vía Crucis procesional.

 

Como dice el refrán: “ El que sigue lo consigue”, llegó el año 1977, siendo Hermano Mayor D. Antonio Bertomeu, y como la persona a la que nos referimos no cesaba de solicitar el ingreso de mujeres a nuestra Cofradía, tal vez por cansancio o tal vez haciendo justicia del trabajo realizado en mas de 20 años desde su fundación, el Hermano Mayor le pidió que la acompañara al Palacio Arzobispal, para poder hablar con el entonces Cardenal Primado de España, D. Marcelo González.

 

No he podido saber que es lo que le dijo al Sr. Cardenal, pero conociéndola como creo que la conozco, le daría un recital de razones por lo que las mujeres deberían pertenecer a esta Cofradía, en fin que D. Marcelo dio la autorización y las dijo que “sin ningún pretexto podían y debían pertenecer a la Cofradía las mujeres”, lo que se hizo de inmediato ese mismo año, tomando los hábitos el Domingo de Ramos de ese año y reformando los Estatutos, como así refleja el Art. 17 de los antiguos Estatutos.

 

Por fin lo habían conseguido, el pertenecer de pleno derecho, esos primeros años fue de una emoción impresionante el poder salir vestidos con el hábito franciscano para realizar el Vía Crucis por las calles de Toledo y poder honrar a Ntro. Sr. Jesucristo en la hora de la muerte.

 

Pero como es una persona que no ceja en sus pretensiones para la Cofradía, llega el año 1984 y junto al Hermano Mayor se vuelve a presentar otra vez en el Palacio Arzobispal para hablar con D. Marcelo y ni más ni menos que pedirle que nuestro Cristo presidiera el Vía Crucis Procesional de la Ciudad de Toledo por las naves de nuestra S. I. Catedral Primada el 17 de abril de 1984, petición que fue concedida nada mas verla D. Marcelo y hablar con ella.

 

Tal fue la relación que tuvo con nuestro Cardenal que una vez terminado el acto, al ver el grupito de mujeres en la reja del coro de la catedral, donde como es natural estaba nuestra homenajeada, se acercó a ellas para decirlas: “Sois como las hijas de Jerusalén que acompañaron a Jesús en la subida al Calvario, que El os sirva de consuelo”

 

Así siguió el discurrir de los años, hasta que llego el año 1991, año de infortunio para nuestra querida persona, mujer y madre; pues Dios llamó a su lado a su querido esposo D. Vicente Huete, que no solo fue fundador, secretario sino que llevaba desde el año 1977 como tesorero de la Cofradía.

 

Sabiendo como era y como trabajaba el hermano Mayor D. Antonio y el Consiliario P. Franciscano D. Pedro Sánchez Escobar la propusieron tomar las riendas que su querido esposo había dejado, cosa que aceptó gustosamente, ya que aparte de conocer todos los entresijos de la misma, le ayudaba calladamente en todo lo relacionado con la Tesorería.

 

No solo se dedicaba a llevar las cuentas, sino que ha participado y participa en todos los actos y entresijos de la misma, como aquel año de 1993 donde la Vicaría General del Arzobispado invita a todos los Hermanos Mayores y Presidentes de las Cofradías y Hermandades de Toledo a celebrar un encuentro de oración y D. Demetrio Fernández, Provicario General, les felicita tanto al hermano Mayor como a ella por la labor de nuestra Cofradía y les anima para que sigan con el mismo espíritu de sencillez, humildad y austeridad con el que fue fundada.

 

Su relación con D. Marcelo no terminó con la autorización de poder pertenecer y procesionar, ya que en el año 1995 y atendiendo a una petición de las Religiosas del Convento de Santa Isabel se presenta otra vez en el Palacio Arzobispal para pedirle a D. Marcelo autorización para poder celebrar una Estación de nuestra procesión en dicho convento.

 

Tampoco se lo que le dijo, pero si se que salió muy contenta de dicha reunión, pues D. Marcelo bien aconsejado por nuestra querida persona, dio la orden de poderla realizar y rezar dicha Estación en el Convento de Santa Isabel, así que es mismo año se celebró dicha Estación, incluso sin estar reflejado en el programa de actos de la Semana Santa de Toledo.

 

Pero no creáis que con el paso de los años ha dejado de seguir trabajando para la Cofradía, pues actualmente sigue al pie del cañón, no solamente con la tesorería, llevando las cuentas de la misma, ajustándose al presupuesto realizado, no dejando de que gastemos lo que no debemos, controlando quien paga y a quien hay que recordarle que se le ha olvidado la cuota de este año, sino que todavía en las reuniones que mantiene la Junta Directiva nos sabe llevar por el buen camino al resto de los miembros con sus sabias opiniones y acertados consejos.

 

Su labor no solo ha quedado en el trabajo diario, sino que encima ha sabido aporta una gran familia, una familia numerosa a nuestra Cofradía con 17 miembros entre hijos, hijas, nietas y nietos, así como los esposos y esposas de sus hijos, familia unida alrededor de Cristo.

 

 

Por todo lo anteriormente expuesto y por muchas más cosas que he tenido que omitir por lo extenso que se haría esta exposición es por lo que la Junta Directiva reunida el 5 de octubre del 2010 aprobó por mayoría absoluta de sus miembros, y no digo por unanimidad, ya que a ella se lo tuvimos que ocultar hasta última hora, pues si no lo hubiera rechazado, la concesión de la Placa Honorífica de la Cofradía Penitencial Cristo de la Buena Muerte a:

 

Dª. MARIA RODRÍGUEZ ANDRADE

 

Por su trayectoria de toda una vida dedicada a nuestra Cofradía.

 

Muchas gracias.

Ángel Sotomayor Rodríguez

  

Posteriormente la homenajeada Dª María Rodríguez Andrade realizó un breve y emotivo discurso, dando las gracias a la Cofradía por la distinción otorgada

 

Buenas noches: 

 

Siempre es gratificante recibir un premio. Pero cuando se trata de un premio por mis servicios prestados a una Cofradía, y si esta cofradía es la del Stmo. Cristo de la Buena Muerte, entonces el reconocimiento y agradecimiento por este galardón es más grande, es un agradecimiento sin límites.

 

Agradecimiento a todos los HH Fundadores que si no fuera por aquel abril de 1957 nosotros no estaríamos aquí.

 

Agradecimiento a todo y cada uno de los Hermanos Cofrades que, desde aquella fecha y hasta hoy, han pertenecido y pertenecen a nuestra Cofradía colaborando con ella y por ella con entusiasmo.

 

Permitidme que recuerde al 1º Hermano Mayor, D. Luis Rodríguez, a D. Tirso Rodrigañez que se interesó personalmente por conseguir la 1 ª y 2ª imágenes de Cristo que portaron procesionalmente los primeros cofrades y que fue nombrado el 1º Hermano Mayor Honorífico en 1962; a Tomás Camarero, a Cruz Loaisa, a Letamendía, a Marcelo Aramendi, que ostentaron diversos cargos, y un etc. largo, todos ellos gozando ya en la “Casa del Padre”, a Antonio Lucido y Félix Martín, cofundadores también que aún “militan” entre nosotros, aunque el primero enfermo hace unos años, al que mando desde aquí un saludo muy especial; a Julio Nicolás y a Pedro Sánchez Clemente que se distinguieron por tantos trabajos, que por su profesión, han realizado a favor de nuestra Cofradía, sin olvidar a D. Antonio Bertomeu que, desde mediados de los años 70 hasta su invalidez, estuvo a cargo de la Cofradía como Hermano Mayor, al que tenemos que agradecer el que interviniese para que las mujeres fuéramos admitidas en la Cofradía.

 

Un agradecimiento a la Junta Directiva actual que por unanimidad acordó concederme esta condecoración.

 

Muchas gracias a la Academia de Infantería que desde la fundación de la Cofradía nos ha atendido con tanto celo.

 

A los PP Franciscanos y Religiosas Franciscanas que nos atienden y aportan valiosa información.

 

A todos dedico este galardón con un recuerdo muy especial – como no – a mi marido Vicente Huete que desde el cielo lo estará disfrutando.

 

Hasta hoy creo haber cumplido fielmente mi cargo asumiendo las funciones asignadas en el art. 29 del capítulo VI de nuestros Estatutos.

 

Son 20 años de Tesorera o Administradora como se llaman en los Estatutos, y el próximo año ya tenemos que dejarlo porque el año pasado fuimos reelegidos, pero no se puede reelegir más de una vez consecutiva. Así nos queda otro año para completar los tres últimos.

 

Muchas gracias a todos, repito, y os pido disponibilidad para trabajar – cada uno según sus posibilidades – para que nuestra Cofradía sea lo que nuestros fundadores pensaron ; “Una Asociación religiosa de fieles cristianos que, como seglares, se han inscrito en ella a fin de buscar con fidelidad las características peculiares de la espiritualidad seglar en el ejercicio del culto público y de la oración, de la penitencia y libre aceptación de los trabajos y sufrimientos de la vida, de la caridad y propia perfección para asemejarse a Cristo y poder colaborar en la salvación del mundo. Una Cofradía con carácter penitencial y austero. (art. 1º del título I de nuestros Estatutos).

 

¡¡MUCHAS GRACIAS!!

 

María Rodríguez Andrade

Tesorera Cofradía CBM

 

 

 

Año 2010

Reunidos la Junta Directiva de la Cofradía Penitencial Cristo de la Buena Muerte de Toledo el 20 de octubre de 2009 en su sede social del Monasterio de San Juan de los Reyes, aprueban por unanimidad de todos los presentes conceder la II PLACA HONORÍFICA DE LA COFRADÍA PENITENCIAL CRISTO DE LA BUENA MUERTE al:

Monasterio de Santa Clara

Clarisas Franciscanas

El pasado 27 de febrero de 2010 se hizo entrega de la II PLACA HONORÍFICA DE LA COFRADÍA PENITENCIAL CRISTO DE LA BUENA MUERTE a las Hermanas Clarisas del Monasterio de Santa Clara. El acto comenzo con la celebración de la Santa Misa.

                                     

 

Hacer doble click sobre las imagenes para ver reportaje

Posteriormente el Hermano Mayor hizo la entrega de la Placa a la Madre Superiora del Monasterio de Santa Clara, previo a unas palabras del Hermano Mayor de la Cofradía que a continuación se detallan:  

Buenas noches:

 

Rvda. Madre Superiora del Monasterio de Santa Clara de Toledo, queridas Hermanas Clarisas Franciscanas, Ilmo. Sr. Coronel de la Academia de Infantería de Toledo, Sr. Presidente de la Junta de Cofradias de Semana Santa de Toledo, Comunidad Franciscana, Hermanos Cofrades, señoras y señores.

 

Nos volvemos a reunir hoy otra vez, esta en el Monasterio de Santa Clara, para hacer entrega de la II PLACA HONORÍFICA de la Cofradía Penitencial Cristo de la Buena Muerte de Toledo.

 

El pasado 20 de octubre y por unanimidad de todos los presentes la Junta Directiva acordó entregar dicha distinción a las Hermanas Clarisas Franciscanas del Monasterio de Santa Clara.

 

Os tengo que reconocer que cuando me puse a escribir estas palabras que os dirijo  no sabía por donde empezar, pues es tanto el agradecimiento que tiene nuestra Cofradía con las Hermanas de Santa Clara de Toledo que no quería pecar de excesivos halagos con nuestras Hermanas por todas las cosas que las debemos, desde los primeros pasos con las imágenes cedidas por ellas a nuestras Cofradía, que después de tantos años hoy podemos contemplar y admirar y que para muchos de nosotros es la primera vez que las vemos, hasta la paciencia infinita de esperarnos todos los años nuestra llegada al templo, a altas horas de la madrugada, para recibirnos cantando los salmos penitenciales.

 

Cuando vinimos la tesorera y yo a comunicarlas que habían sido las elegidas para la entrega de esta II PLACA HONORÍFICA, fuimos recibidos por la Superiora Sor Henar y la Hermana Sor Inmaculada, y si fuera poco el agradecimiento que tenemos hacia ellas, encima nos regalaron con una visita al Monasterio, además de aclaradnos los orígenes de esta Cofradía, con un escrito de la Hermana Sor Inmaculada, verdadero portento de la memoria y vivencias con nuestra Cofradía.

 

Pero si esto era mucho ya para nosotros, su grandiosa bondad hacia nuestra Cofradía, solo era el comienzo de lo que vendría posteriormente la semana siguiente, con la entrega de una preciosa poesía escrita por Sor Inmaculada Marcos, que a continuación voy a leer, con el permiso de ella y desarrollar algunos versos.

 

Como todos sabemos la noche del viernes al sábado santo nuestra Cofradía sale con verdadera ilusión por las calles de Toledo, con ese sabor a penitencia que una ciudad como la nuestra solo es capaz de acoger, por eso nos dice Sor Inmaculada:

 

 

NOCHE DEL VIERNES SANTO

 

Cristo de la Buena Muerte

Con tu sangre vas regando

Estas calles de Toledo

La nonche del viernes santo.

 

Los cofrades silenciosos, una hilera van marcando

Ceñidos con su cordón

Con la lámpara encendida

Y con sus hábitos pardos.

 

No importa la hora que sea, inclemencias del tiempo que hagan, los cofrades del Cristo de la Buena Muerte siguen su sendero para hacer penitencia en sus XIV estaciones:

 

Con el corazón amando

Te han cogido entre sus brazos

Te van pidiendo perdón

Y una plegaria en sus labios.

 

En la brisa de la noche un mensaje ha resonado

El eco de una oración

Que mirándote a los ojos

El cofrade ha murmurado.

 

Van caminando a tu lado

Hombres, mujeres y jóvenes de esta ciudad imperial

No quieren dejarte solo

En tan triste soledad.

 

Pero no, vamos todos alegres, contentos y orgullosos de acompañar a nuestro Cristo de la Buena Muerte, pero si para nosotros es un orgullo, más nos orgullecer saber que hay personas que nos están esperando para recibirnos:

Santa Isabel de los Reyes un convento toledano

Te esperan unas hermanas, te acogen con amor santo

De sus labios brota un canto y están sintiendo contigo

Las heridas de tu cuerpo. Tu cuerpo Crucificado.

 

 

Santa Clara la Real así la historia llama

Por corredores y claustros van llegando las hermanas

Las puertas de par en par muy abiertas han quedado

Para que pase el Señor porque viene muy cansado.

 

Por fin una vez visitados los distintos Conventos Franciscanos, nos entramos en ese mundo de misterio y acogimiento como son los cobertizos de Toledo de Santa Clara y Santo Domingo, todos en hileras meditando hacia nuestra casa, Su casa:

 

En esta noche sagrada al encontranos con Él

Las miradas se han cruzado.

Y en medio de su silencio con ternura nos ha hablado

Aquí vine por amor y por amor me he quedado.

 

Allá en San Juan de los Reyes te esperan aquellos frailes

Los padres del cordón blanco

Les parecieron muy largas

Horas que sin Ti pasaron

 

Ya estamos todos en casa repiten franciscanos

Aquí estas a nuestro lado

Todos los días del año, Tu sabes que eres el Padre

El amigo y el hermano

 

Como ven ustedes que fácil es hablar con la ayuda de Dios y de las Hermanas Clarisas, con lo cual quiero terminar dando las gracias a la Comunidad de Santa Clara en Toledo y al mismo tiempo hacer entrega de la II PLACA HONORÍFICA a la madre Superiora de las Clarisas Franciscanas de Toledo, por su trayectoria con la Cofradía en todos sus años de existencia.

Muchas gracias.

 

Ángel Sotomayor Rodríguez

 

Año 2009

Academia de Infantería de Toledo

 El pasado día 7 de marzo de 2009 se procedió a la entrega de la I PLACA HONORÍFICA  a la Academia de Infantería de Toledo, con tal motivo en la prensa toledana salía publicado el siguiente comunicado: 

 LA COFRADÍA DEL CRISTO DE LA BUENA MUERTE RECONOCE LA LABOR DE LA ACADEMIA DE INFANTERÍA DE TOLEDO

La Cofradía Penitencial del Cristo de la Buena Muerte celebra mañana en su sede un acto oficial para homenajear la labor de la Academia de Infantería de Toledo, como reconocimiento a su apoyo incondicional a la Cofradía. El Monasterio de San Juan de los Reyes acogerá la entrega de una Placa Honorífica a una institución integrada perfectamente en la vida social de la ciudad de Toledo desde el momento de su creación, en el año 1850.

 La Academia de Infantería de Toledo recibe mañana, a las 20:00 horas, una Placa Honorífica a su trayectoria por parte de la Cofradía Penitencial del Cristo de la Buena Muerte, como reconocimiento a los más de 200 años de historia de la institución militar en nuestra ciudad, y su inestimable colaboración con la Cofradía, traducida en numerosos actos y situaciones compartidas, que confirman la sintonía entre las dos entidades, ligadas profundamente a la historia de Toledo. 

El origen mismo de la Cofradía, el 17 de abril de 1957, a partir de las reuniones de miembros de las Fuerzas Armadas con personas de gran relevancia en la vida política, social y cultural de la época, lo que define desde el principio la vinculación existente entre la sociedad civil y el estamento militar, identificado desde el principio con las sensibilidades de los ciudadanos toledanos.

La Cofradía y la Academia de Infantería de Toledo han destacado siempre por su cooperación en acontecimientos celebrados en la ciudad, como la participación en el mes de noviembre del año 2000 del Cristo de la Buena Muerte en un acto de la Legión que se ofreció en el Paseo de Merchán.

El año 2007 fija otra de las fechas emblemáticas de la relación entre las dos instituciones. Con motivo del 50 Aniversario de la Cofradía se volvió a restaurar la presencia de un hermano que tocase un tambor desafinado, y una escolta militar, formado por un Piquete de Gastadores de la Academia de Infantería de Toledo, que escoltaría al Cristo en su recorrido.

Estas y otras muchas razones llevaron a la Junta Directiva de la Cofradía Penitencial del Cristo de la Buena Muerte a aprobar, por unanimidad, la Placa Honorífica a la Academia de Infantería de Toledo, con el agradecimiento de todos sus miembros por su disposición y entusiasmo a participar de las actividades de la Cofradía y de la sentida y multitudinaria procesión de la misma la madrugada del Sábado Santo por las calles toledanas.

El acto se celebró primero con la celebración de la Santa Misa en honor del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y posteriormente se pasó a la entrega de la Placa Honorífica a la Academia de Infantería de Toledo, siendo esta recogida por el Excmo. Sr. General Director de la Academia de Infantería de Toledo y Comandante Militar de Toledo D. ADOLFO OROZCO LÓPEZ.

 

A la entrega de la misma el Hermano Mayor pronunció un breve discurso:

 

 

 

Buenas tardes:

Excmo. Sr. General Director de la Academia de Infantería de Toledo, Comunidad Franciscana, Hermanos Cofrades, señoras y señores.

Nos reunimos hoy en la Sede de la COFRADIA PENITENCIAL CRISTO DE LA BUENA MUERTE, en su Monasterio de San Juan de los Reyes, con el fin de agradecer la trayectoria de las instituciones, personas y/o organismos que han destacado con el devenir de los tiempos en el mantenimiento de nuestra Cofradía.

Por tal motivo la Junta Directiva en reunión del 21 de octubre de 2008, aprobó por unanimidad de todos los presentes la creación de una distinción a las personas, instituciones y/o organismos que por su trayectoria con la Cofradía sea merecedora de la misma, otorgándolos una PLACA HONORIFICA en agradecimiento.

En esta primera convocatoria, se propuso en primer lugar otorgarla a la ACADEMIA DE INFANTERIA DE TOLEDO, siendo también por unanimidad de los presentes la aprobación de la misma.

El origen mismo de la Cofradía, el 17 de abril de 1957, a partir de las reuniones de miembros de las Fuerzas Armadas con personas de gran relevancia en la vida política, social y cultural de la época, lo que define desde el principio la vinculación existente entre la sociedad civil y el estamento militar, identificado desde el principio con las sensibilidades de los ciudadanos toledanos.

Sus orígenes se remontan a una serie de reuniones celebradas por varios compañeros, todos ellos pertenecientes a las Fuerzas Armadas y con destino en la ciudad de Toledo, en la que surge la necesidad de participar en la Semana Santa Toledana de una forma activa a la vez que austera.

De los primeros cofrades fundadores destacan D. Carlos Letamendía Moure, Gobernador Militar de Toledo, D. Eloy Gasteri Barreiro, D. Antonio Bertomeu López, D. Félix Martín Redondo, entre otros, pues la lista seria interminable, todos ellos militares y relacionados con la Academia de Infantería de Toledo, junto con personas de gran relevancia en la vida política social y cultural de la época como D. Tirso Rodrigáñez Guerra, D. Vicente Huete Novillo, los hermanos Rodríguez Dorado, D. Cecilio Béjar, D. Cecilio Guerrero Malagón o D. Tomas Camarero García, entre otros.

Pero si mucho han sido sus desvelos de estos militares en todos estos años con nuestra Cofradía, no menos han sido los realizados en los últimos años, con la aportación del Piquete de Gastadores de la Academia de Infantería de Toledo a la procesión que realiza la Cofradía paseando a Cristo por un Toledo, que representa un trayecto de concordia y multicultural, dado que Cristo y sus penitentes, junto con el Piquete de Gastadores de la Academia de Infantería de Toledo recorren parte del barrio judío, conventual, con sus estaciones en los Conventos de Santa Isabel y Santa Clara, nobiliario, comercial y como no por sus inmortales cobertizos, hasta volver a su Sede en el Monasterio de San Juan de los Reyes.Por todo ello y dando las gracias en especial a su anterior General Director Excmo. Sr. D. Cesar Muro Benaya, así como al actual General Director y Comandante Militar de Toledo Excmo. Sr. D. Adolfo Orozco López, concedemos la 1ª PLACA HONORÍFICA, por su trayectoria con la Cofradía en todos los años de existencia de la misma, así como por el vínculo mantenido desde su inicio hasta hoy día a la:

 ACADEMIA DE INFANTERÍA DE TOLEDO

Recoge la placa el Excmo. Sr. General Director de la Academia de Infantería de Toledo y Comandante Militar de Toledo D. ADOLFO OROZCO LÓPEZ.

Posteriormente el Excmo. Director General Director de la Academia de Infantería de Toledo realizó un breve y emotivo discurso, dando las gracias a la Cofradía por la distinción otorgada

 

 

Al final todos los asistentes degustaron de un chocolate con bizcochos realizados por los Franciscanos del Monasterio de San Juan de los Reyes

 

Fotografías: Elena Lillo Sotomayor y Juan Manuel Roel Fernández.