Cofradía Penitencial Cristo de la Buena Muerte

Cofradía Penitencial

CRISTO BUENA MUERTE TOLEDO

HISTORIA DE SUS ITINERARIOS PROCESIONALES

COFRADÍA PENITENCIAL CRISTO BUENA MUERTE TOLEDO

A pesar de que el primer acto penitencial de la cofradía se celebró, el 31 de Marzo de 1.956, en el incomparable marco del Monasterio de San Juan de los Reyes, se celebra, ya con carácter oficial, el primer itinerario procesional en la madrugada del Sábado Santo 20 de Abril de 1.957. La cofradía sale por primera vez de su sede canónica la iglesia del Monasterio conventual de San Juan de los Reyes .

En los antiguos estatutos, fechados en Marzo de 1.957, en su art. 9, se marca el itinerario que recorrerá la procesión. Éste era el siguiente: Calle del Ángel, Santo Tomé, Santa Úrsula, Plaza del Ayuntamiento, Puerta Llana, Lócum, Plaza de la Cabeza a la Cruz de los caídos del Alcázar, donde se rezaba la VII estación y un padrenuestro por los caídos por España, para regresar de nuevo, por el mismo recorrido a San Juan de los Reyes, donde se rezaba la última estación, la XIV, y con ello se daba por terminado el acto.

Con fecha 12 de Diciembre de 1.957, la Junta General tomaba el acuerdo de cambiar el itinerario de regreso de la procesión, por diversos motivos: "Primero que el Vía-Crucis no debía repetir el mismo camino, segundo que se unan en espíritu con nosotros (los cofrades) más cantidad de personas al visitar mayor número de calles y tercero el evitar la monotonía del regreso, recorriendo otras rutas tan evocadoras existentes en Toledo, que dan mayor espíritu a nuestro Vía-Crucis."

La modificación a la que se refiere es la de realizar el siguiente recorrido de vuelta: desde el Alcázar al callejón de Barrio Rey (donde hay una pequeña cruz que rememora la existencia anterior de un cuadro con una imagen del Cristo de la Buena Muerte ), plaza de la Magdalena, cuesta de Portugueses, cruzar la calle del comercio, cuesta de Pajaritos, callejón de Menores, cubillo de San Vicente, para llegar al Real convento de Santa Clara, donde se realizará un breve acto, y continuar por los cobertizos de Santa Clara y Santo Domingo el Real, plaza de Santo Domingo el Real, Buzones, Tendillas, plaza de las Capuchinas, cuesta de Santa Leocadia, colegio de Doncellas, Matías Moreno y llegada a San Juan de los Reyes. En el programa que editó el Ayuntamiento se aprecian algunos cambios en el recorrido, ya que de la cuesta Pajaritos seguía por Cordonerías, Calle de la Sal, San Ginés, plaza de los Postes, callejón de las Gaitanas y desde la plaza de Santo Domingo el Real, seguía por la calle de los Aljibes y no por la de Buzones. Según las crónicas de la época, éste último fue el itinerario seguido por la procesión en 1.958.

En junta general, reunida el 7 de Marzo de 1.959, se expuso que, debido a lo largo que había resultado el Vía-Crucis del año anterior, se procediera a cambiarle por otro más corto. Pero como el itinerario debía ser presentado a la aprobación de la autoridad eclesiástica y debido a la premura de tiempo no era posible estudiarle con detenimiento, se acordó volver a realizar el mismo itinerario del primer año.

 

En 1.960 se cambiaba el itinerario de regreso pues la mayoría de los cofrades opinaban que el recorrido del año anterior había resultado monótono. Por ello se acuerda volver por la cuesta del Alcázar, travesía de Barrio Rey, plaza de la Magdalena, cuesta de los Portugueses, cuesta de Pajaritos, Cordonerías, Sal, San Ginés, plaza de los Postes, callejón de las Gaitanas, Cardenal Lorenzana, Esteban Illán, plaza de Padilla, María Pacheco, plaza de la Cruz, cobertizo del colegio de Doncellas, Matías Moreno y llegada a San Juan de los Reyes. Dicho recorrido se volvió a realizar en los siguientes años 1.961 y 1.962 .

 

La lluvia impidió en 1.963 que la procesión saliese a recorrer las calles de la ciudad, por lo que, en cumplimiento del art. 12 de los estatutos vigentes los cofrades acuerdan, por mayoría de votos, que el Vía-Crucis tuviese lugar en las espléndidas naves del claustro del Monasterio de San Juan de los Reyes, resultando de un recogimiento extremo y una especial belleza. Todo esto motivó que se plantease entre los cofrades una encuesta relativa a la conveniencia de celebrar la procesión por las calles de la ciudad o por el interior del citado monasterio. El resultado de tal encuesta, expuesto el 17 de Abril de 1.964 , daba una mayoría de tan sólo tres votos a la propuesta de celebrar el acto penitencial por la calle. Por lo tanto, se acuerda modificar el itinerario de la procesión, acortándole para que no resulte tan largo y gravoso para los hermanos .

Después de un meditado estudio, en 1.965, se aprueba una nueva ruta que por primera vez no se acercaba hasta el Alcázar y que desde Cardenal Cisneros (puerta Llana), continuaba por Sixto Ramón Parro, Tornerías, cuesta de los Portugueses, para llegar por las antiguas, recovecas e históricas calles, deambuladas en años anteriores, a su sede canónica.

Otras variaciones que se producen en su itinerario, como en 1.966, son las de bordear los muros de la Catedral por Cardenal Cisneros, Sixto Ramón Parro, Maestro Pérez, Feria, Cuatro calles Cordonerías, Sal, San Ginés, plaza de los Postes, Cardenal Lorenzana, Instituto, plaza de Santa Clara (donde se reza, por primera vez una estación dentro de la iglesia del convento del mismo nombre), continua por los cobertizos de Santa Clara y Santo Domingo el Real, Buzones, callejón de la Merced plaza de la Merced, Real, plaza de las Carmelitas, Puerta del Cambrón, para terminar en San Juan de los Reyes.

A partir de 1.975, sigue el mismo itinerario que realiza en la actualidad , cuya modificación es la siguiente: llegando a la plaza del Ayuntamiento, subir por el Arco de Palacio, calle de la Granada, San Ginés, Postes y Cardenal Lorenzana, salvo el pequeño cambio producido en 1.995 para acercarse al convento de Santa Isabel de los Reyes. 

 

En el  año 2012 se decide a propuesta de un hermano Cofrade el cambio de recorrido por el callejón de Santa Ursula, calle de Santa Ursula y calle de Santa Isabel , con el fin de no pasar dos veces por la misma calle la procesión.

A consecuencia de unos andamios en la calle Instituo en el Palacio de Lorenzana y con el fin de no hacerlos desmontar, se cambia el recorrido en esta estación octava, bajando por Cardenal Lorenzana hasta la Plaza de San Vicente y por el callejón del Abogado llagar hasta la plaza de Santa Clara.

Cabe mencionar el recorrido que realizó el Cristo de la Buena Muerte y su Cofradía en el año de su 50 Aniversario, el 3 de abril de 2007, con motivo de la presidencia en el Vía-Crucis Catedralicio que se celebra por la S.I. Catedral Primada de España, saliendo por primera vez en su historia con la luz del día, a las 19:00 horas y realizando el recorrido desde su Sede del Monasterio de San Juan de los Reyes hasta la S.I. Catedral Primada de España, por las calles de Toledo, y una vez concluido su regreso al Monasterio.

También, como anécdota, durante los años 2.006 y 2.007 por primera vez en su historia, dos años seguidos, no ha salido la procesión a la calle, teniendo  que procesionar por el claustro de San Juan de los Reyes, debido a las inclemencias del tiempo.

Por tal motivo podemos decir que es la única procesión de la Semana Santa Toledana que nunca suspende su procesión, pues si las inclemencias del tiempo no acompañan, la procesión se realiza por el Claustro de San Juan de los Reyes, escenario que no desmerece en absoluto su salida por las calles de Toledo, encontrándonos con un escenario de una especial belleza y un recogimiento inusual.

En el año 2016, por desgracia, se ha dejado de realizar la 9ª Estación en el Convento de Santa Clara, por cierre del mismo, espero que pronto vuelvan las Hermanas a su casa y podamos volver a ser recibidos con sus canticos y sus oraciones.