Cofradía Penitencial Cristo de la Buena Muerte

 

 

 

Cofradía Penitencial

CRISTO BUENA MUERTE TOLEDO

 HISTORIA

COFRADÍA PENITENCIAL CRISTO BUENA MUERTE TOLEDO

LA COFRADÍA PENITENCIAL DEL "CRISTO DE LA BUENA MUERTE" se funda, según consta en su primer acta, el 14 de Abril de 1.956 , en una reunión celebrada por los cofrades fundadores, en los locales que poseía "Acción Católica" en la calle de la Trinidad.

Anteriormente a la citada reunión fundacional. dicha cofradía había celebrado ya su primer acto penitencial el Sábado Santo 31 de Marzo del mismo año en la iglesia conventual del Monasterio de San Juan de los Reyes.

Toma su nombre de la advocación del Cristo de la Buena Muerte existente, desde muy antiguo, en una hornacina de la travesía de Barrio Rey, como consta, en carta escrita por el primer hermano mayor D. Luís Rodríguez a un amigo, con fecha de Marzo de 1.958.

Dicha cofradía no adquiere su carácter oficial hasta su aprobación canónica por el Arzobispado de Toledo el 17 de Abril de 1.957, siendo titular el Excmo. Sr. Cardenal D. ENRIQUE PLA Y DENIEL. En la comunicación emitida por el Arzobispado, consta literalmente:

"NOS DOCTOR DON ENRIQUE del Título de San Pedro in Montorio, Presbítero Cardenal PLA Y DENIEL, por la misericordia divinaArzobispo de Toledo, primado de las Españas.

Por las presentes, en virtud de nuestra jurisdicción ordinaria, erigimos en la Iglesia conventual de San Juan de los Reyes, perteneciente a la iglesia de Santo Tomé de Toledo, una cofradía con el titulo de "COFRADÍA DEL CRISTO DE LA BUENA MUERTE", la cual tendrá en la iglesia, la personalidad jurídica que el Código de Derecho Canónico reconoce a las de su especie. Aprobamos los estatutos por los que ha de regirse, uno de cuyos ejemplares quedará unido al expediente, sirviendo el otro para el régimen de los cofrades.

Dado en Toledo a diecisiete de Abril de mil novecientos cincuenta y siete .

(Fdo. con rúbrica: Enrique, Cardenal Pla y Deniel, Arz. de Toledo)

Por mandato de Su Emna. Rvdma. el Cardenal Arzobispo, mi Señor.

(Fdo. con rúbrica: Anastasio Granados, Canciller secretario)"

 Con posterioridad se hace su inscripción en el Registro Civil de "Entidades Religiosas" con fecha de 16 de Mayo de1.984, siendo su número de referencia 1.978-SE/C, inscrita como tal en el Ministerio de Justicia, Dirección General de Asuntos Religiosos, en la sección especial grupo C, según lo establecido en el artículo 2° y 4° del R. D. de 9 de Enero de 1.981.

Los estatutos por los que se rige dicha cofradía, son editados con fecha de Marzo de 1.957,  siendo hasta el año 2007 los mismos, salvo alguna pequeña modificación referida tanto al cambio de itinerario como a la organización interna de la misma. Entre dichas modificaciones, recogidas en la reforma de estatutos de Febrero de 1.997, se destaca la admisión de cofrades del sexo femenino, según queda señalado en el art. 17 " Esta cofradía estará formada por hermanos de ambos sexos''.

Sus orígenes se remontan a una serie de reuniones celebradas por varios compañeros, todos ellos pertenecientes a las Fuerzas Armadas y con destino en la ciudad, con personas de gran relevancia en la vida política social y cultural de la época. De dichos contactos surge la necesidad de participar en la Semana Santa Toledana, de una forma activa a la vez que austera, en un acto penitencial en el que, procesionalmente, se realizara un Vía-Crucis.

Los primeros cofrades fundadores sólo llegan a ser 75, a pesar de que tenían marcados en sus estatutos primeros, art. 18, la cifra de 120 como número máximo siendo el mayor porcentaje de ellos militares, entre los que destacan: D. Carlos Letamendía Moure, fue Gobernador militar de Toledo, D. Eloy Rodríguez de Miguel, D. Marcelo Aramendi García, D. Enrique Gastesi Baneiro, D. Antonio Bertomeu López, D. Félix Martín Redondo, y otros muchos más, junto a destacadas personalidades de la vida civil de la ciudad, como D. Tirso Rodrigáñez Guerra, D. Guillermo Téllez González, profesor y pedagogo, Emilio Abel de la Cruz, los hermanos Rodríguez Dorado, fotógrafos, D. Cecilio Béjar, escultor, entre otros.

Actualmente, en en el año 2008, el número de cofrades se ha engrosado hasta llegar a 175 hermanos inscritos , tras ser derogado el art. 18, citado anteriormente.

 

 

 

El objetivo de la cofradía, según consta textualmente en el art. 2 de sus estatutos de constitución, es de : "Reverenciar al Señor en un acto público de carácter penitencial , en el que de forma procesional se rezará un Vía-Crucis y se cantarán salmos penitenciales, solicitando del Señor una buena muerte para todos los cofrades y Su Soberana ayuda para que nuestros actos en la vida nos hagan acreedores a Su divina misericordia ".

 

En el art.6 recoge que : "Dado su carácter penitencial, quedará absolutamente proscrito, en dicha procesión, todo lujo o manifestación externa, que pueda significar, ni en lo más recóndito, ostentación o vanidad".

Hasta tal punto se lleva esta norma a efecto, que ningún cofrade, ni tan siquiera el Hermano Mayor, llevan distintivo alguno que les identifique. También se hace presente a los cofrades que el pertenecer a esta cofradía les compromete ante Dios a poner el mayor entusiasmo y devoción en todo lo que a ella se refiere. Por ello se les pide, a parte de su participación en la procesión y otros actos religiosos que se celebren, el rezar con toda devoción "lentamente y en voz alta y clara las estaciones del Vía-Crucis y cantar los salmos penitenciales, poniendo en ello el mayor fervor y entusiasmo". El resto del tiempo deberán permanecer en riguroso silencio dedicándose a la meditación espiritual.

 

 

Sus órganos representativos estaban formados por la Junta Directiva que era nombrada por la mayoría de votos de los cofrades, cuyos cargos y número de miembros venían detallados en sus Estatutos, y por un Consiliario, que se solicitaba fuese el Prior del Monasterio que es sede canónica de la cofradía, hasta el año 2006.

 

A partir del año 2007 quedan derogados los Estatutos que regían desde su fundación, aprobándose los nuevos Estatutos en la Asamblea General celebrada el 1 de abril del 2007.

Estos nuevos Estatutos vienen adaptarse a las directrices de la Junta de Cofradías y Hermandades en la Archidiócesis de Toledo bajo las normas dadas por el Emmo. y Rvdmo. Dr. D. Antonio Cañizares Llovera Cardenal Arzobispo de Toledo, Primado de España, pasando los antiguos Estatutos a Reglamento de Régimen Interno de nuestra Cofradía, siendo adaptados sus artículos a los nuevos Estatutos.

La elección del Hermano Mayor se realiza según el artículo 25 de los nuevos Estatutos, en votación secreta de entre los miembros ordinarios activos en Asamblea General y según las normas canónicas.

La Asamblea General propondrá al Obispo diocesano para su nombramiento como Hermano Mayor, una lista de tres miembros elegidos para este cargo, siendo el Sr. Arzobispo el que posteriormente elegirá a uno de ellos.

El Consiliario será el Párroco o Sacerdote que nombre el Obispo diocesano, previa consulta, cuando sea conveniente, con la Junta Directiva de la Cofradía

La dependencia canónica de la Cofradía dependerá del Ordinario de la Archidiócesis, conforme determinan los preceptos del Derecho Canónico.

 

Con motivo de la visita realizada por parte del Hermano Mayor y la Tesorera de la Cofradía al Monasterio de Santa Clara el pasado 30 de enero de 2010, nos fue entregada una carta escrita por Sor Inmaculada Marcos, donde nos refleja y aclara algunas dudas de los comienzos de nuestra Cofradía.

Dicha carta la transcribimos literalmente:

 

Señor Don Ángel Sotomayor                                                                  Toledo 27/1/2010  

Hermano Mayor de la Cofradía del Cristo de la Buena Muerte.

Siento no poder aportar más datos sobre esta procesión de Nuestro Señor muerto en la cruz.

¡Muy bella escultura!. Tengo en mi mente muy claro tres personajes, los cuales tuvieron contacto con nosotras en los primeros trámites en la que fue fundada, esta Cofradía del Cristo de la Buena Muerte.

 Primero: Don Ismael Carnero, era natural de Zamora. Comandante Militar, en África. Terciario Franciscano. Aquí llegó destinado a la Academia Militar; unos años antes de ser fundada esta Cofradía. Su mujer Doña Encarna, era natural de África. Los dos cooperaron en los primeros pasos de esta Cofradía.

El fue el que a sus compañeros de la Academia los atrajo para que formaran parte de esta Cofradía. Estos Militares en aquellos años según los oímos decir, habían sufrido muy de cerca la guerra civil de 1936. Decían que la muerte la habían tenido muy cercana en muchos momentos; y que era un gozo que este Cristo de la nueva hermandad llevara este título de la Buena Muerte.

No se, si él como novio de la muerte (como él decía) le puso esta advocación, o como usted dice le fue puesto ese nombre por el que se encuentra en esa Hornacina, que usted señala en su escrito.

Estos señores fueron muy amigos de la Comunidad.

 

Recuerdo también que Don Luís Rodríguez venía con Don Ismael. Ellos fueron los primeros que vieron el Cristo más pequeño; se lo llevaron para sacarle en los primeros pasos de la procesión. Este Cristo es una talla de madera de Brasil muy bella. Cristo que usamos nosotras para adorarle el viernes santo.

Después más tarde (como usted dice) nos preguntaron que si teníamos otro de mayor tamaño; les dijimos que sí, pero que presidía el dormitorio nuestro, el mismo que en la actualidad, tenemos en nuestra capilla interior, que es el que usted menciona, talla del sigloXV.

 

De Don Tirso puedo decirle que varias cofradías de Toledo, le pidieron fuera unos de sus cofrades y él nos decía: Yo seré cofrade pero penitente, haciendo penitencia, algo que me cueste. Esta frase se la oímos decir varias veces, cuando empezaron los primeros pasos de esta cofradía se lo dijimos. Él se enteró de cómo serían sus actos y quedo muy satisfecho, y decía: esto es lo que yo quería. Y así fue como entro a tomar parte de esta procesión, con la que estaba muy contento, hasta que murió.

 

A nosotras muy pronto nos dijeron que querían hacer aquí una estación del vía crucis; y muy contentas lo aceptamos.

En Santa Isabel hace tan solo unos años empezaron a hacer otra estación en su iglesia.

 

Con mucho gusto le escribo esta pequeña aportación; Usted puede poner o quitar lo que quiera.

CON TODO AFECTO       SOR INMACULADA MARCOS.